Marta Romina Taiguán estuvo al borde de la muerte. Hace un poco más de un mes, su ex pareja, Rubén Alberto Giménez, la apuñaló cinco veces en la ciudad de Campo Gallo, provincia de Santiago del Estero. Esta semana la joven, que permaneció internada tras el ataque que sufrió, fue a visitar a la cárcel a quien quiso quitarle la vida.

El miércoles Taiguán se dirigió  al Centro Único de Detenidos, donde está preso Giménez. La reunión, de la que formaron parte otras dos mujeres, ocurrió ante la mirada atenta de los efectivos policiales, quienes la notaron nerviosa. 

Así que se acercaron a ella y le pidieron que identificara. La mujer se presentó como María Marta Taiguán y manifestó ser la esposa de Giménez. 

En ese momento los agentes entendieron de quién se trataba y le preguntaron si la fiscalía estaba al tanto de su presencia en el predio. Taiguán les explicó que nadie estaba al tanto de visita y detalló que al ingresar se presentó como prima del interno para evitar el control. 

Nancy Acevedo, madre de la joven, se mostró sorprendida por lo ocurrido. "Yo le había dicho a Romina que no vaya para ahí, pero igual ingresó a ese lugar con una hermana de este hombre. Él había pedido ver a sus hijos por eso es que fueron para Santiago, pero no me imaginaba esta situación, no sabía nada", dijo.

"Estoy esperando que la fiscal me llame para saber como se manejará esta situación. No puede ser que mi hija haya tenido contacto con ese hombre que intentó matarla. A ella le están lavando la cabeza mientras que pido justicia. A mi hija intentaron asesinarla mientras los familiares de Giménez le piden a Romina que no haga la denuncia", agregó.

Y completó: "Mi hija está constantemente pensando por qué su ex pareja intentó matarla, piensa en eso toda la hora y necesita asistencia. Voy a pedir que la contengan más. Tengo miedo de esta situación porque cuando yo me voy a trabajar, van a buscarla a Romina los familiares del agresor y le piden que piense en los chicos (los hijos de Taiguán y Giménez)".