Santiago del Estero, Argentina | Sábado 26 de Mayo del 2018
 
 

Se conocieron los resultados de la autopsia al cadete policial que murio en La Rioja


El joven de murio tras ser sometido a un excesivo entrenamiento fisico como parte de la capacitacion de la polic?a provincial

 

"Deshidratación aguda grave, insuficiencia renal y falla multi orgánica". Ese fue el resultado de la autopsia que se le realizó al cuerpo de Ezequiel Garay, uno de los cadetes que fue sometido a un excesivo entrenamiento por los instructores de la Escuela de Policía de La Rioja.

El procedimiento fue realizado por los médicos forenses Luis Díaz Brizuela, Aníbal Magno y la policía judicial Furrer. Como perito de la parte querellante estuvo el doctor Marcelo Cáceres y por la defensa Paola Herazu. Más tarde, el cuerpo del joven de 18 años fue trasladado a la localidad riojana de Portezuelo, donde será velado este domingo a partir de las 18 horas.

"En el primer entrenamiento, como consecuencia de una extrema deshidratación, se descompensó y esta deshidratación provocó primero la falla de los riñones, después una falla multiorgánica que es lo que le produjo la muerte" había señalado en el día de ayer y en concordancia con los que fueron los resultados de la autopsia, José Nicolás Azcurra, abogado de la familia Garay.

"Nos vamos a constituir en querellantes particulares de la causa, vamos a pedir la investigación absoluta para averiguar la verdad de lo sucedido y determinar las responsabilidades civiles por un lado y penales por otro", afirmó el letrado en el día de ayer, en declaraciones a la agencia Télam.

Ezequiel Garay había quedado internado durante la semana pasada por el fuerte entrenamiento a alta temperatura al que fue sometido. Si bien el joven de 18 años fue la única víctima fatal, cabe destacar que 16 de sus compañeros también debieron ser atendidos tras participar del mismo entrenamiento.

A partir de lo ocurrido el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, anunció ayer sábado la remoción del secretario de Seguridad de la provincia, Luis Angulo y del jefe de Policía, Luis Páez.

El caso conmocionó a La Rioja y al país, poniendo en la mira a las actividades que se desarrollan dentro de las fuerzas de seguridad, excesos que según muchos denunciaron llevan años sucediendo.