Santiago del Estero, Argentina | Sábado 26 de Mayo del 2018
 
 

La decision presidencial desencadeno una ola de renuncias


Entre los que dimitieron se encuentran las dos hermanas de Jorge Triaca, el hermano de Marcos Pena y el yerno de Oscar Aguad.

 

Tras los anuncios del Presidente Mauricio Macri de excluir del Gobierno a familiares de ministros hasta el rango de secretarios, comenzó ayer una ola de renuncias.

Las dos hermanas del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, abandonaron ayer sus respectivos cargos en el estado. Mariana Triaca dejó la presidencia el Banco Nación, donde había asumido como directora en diciembre del año pasado y Lorena Triaca, mediante una carta, dejó de ser la directora de Asuntos Externos de la Agencia Argentina de Inversiones. Mariana estudió en el prestigioso colegio Northlands, el mismo al que fue la reina Máxima de Holanda y se recibió de Contadora en la Universidad del Salvador, según informaron fuentes del ministerio de Trabajo.

Los otros tres funcionarios que renunciaron antes de que sea oficial el decreto son Matías Santos, hijo de Gustavo Santos, ministro de Turismo; Rodrigo de Loredo, yerno del ministro de Defensa, Oscar Aguad, que era el presidente de ARSAT, y Andrés Peña, hermano del jefe de Gabinete, Marcos Peña. En el listado de afectados por la medida también se encuentran la esposa de Triaca, María Cecilia Loccisano, coordinadora del área de Financiamiento Internacional del Ministerio de Salud desde fines de noviembre de 2016.

También dejará sus funciones Victoria Costoya, esposa del ministro de Interior, Rogelio Frigerio (directora de Financiamiento Internacional y Cooperación Internacional del Ministerio de Desarrollo Social), y Octavio Frigerio, padre del funcionario, que es director de YPF.

En tanto, el hijo de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, Francisco Langieri también deberá dejar su cargo como asesor de la Secretaría País Digital del Ministerio de Modernización.

El anuncio del presidente en el que presentó su programa de ajuste en la estructura estatal con el objetivo de dar una señal de austeridad se realizó este lunes en la Casa Rosada, días después del escándalo que vivió el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, con su empleada doméstica.