La semana que viene, está previsto que el jefe de Gabinete Marcos Peñabrinde su cuarto informe de gestión en la Cámara de Diputados, y la visita del funcionario al Congreso podría ser la última actividad en el recinto hasta después de las elecciones.

Según trascendió en las últimas horas, de aquí a, por lo menos, el miércoles 26 de octubre, podría no haber más sesiones en la Cámara Baja, a pesar de que los legisladores del oficialismo y la oposición tienen dos proyectos que ya fueron aprobados por el Senado y esperan los votos de Diputados para convertirse en ley.

Se trata de, por un lado, la propuesta oficialista de Responsabilidad Penal Empresaria, que el miércoles fue aprobada con cambios por la Cámara Alta, y ahora pasa a la Baja para que el oficialismo cumpla con uno de los requisitos de la OCDE para que la Argentina se sume al organismo que integran los países desarrollados.

El otro proyecto que ya está en condiciones de ser tratado por Diputados es una prórroga por cuatro años de la ley 26.160 que suspende los desalojos de tierras en las que viven ciudadanos de pueblos originarios, una norma que vence a fines de noviembre, y para la que hubo acuerdo entre el oficialismo y la oposición en el Senado (al igual que en el caso de la ley de Responsabilidad Penal Empresaria).

Esta propuesta apunta a que se frenen los desalojos hasta que sea completado un relevamiento catastral que ya debería haber sido realizado por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), pero que todavía no fue resuelto.