El Gobierno nacional continuaba hoy con la ayuda a Salta para atender a los miles de damnificados por las inundaciones provocadas por la crecida del río Pilcomayo y comenzó a distribuir suero antiofídico en las distintas zonas afectadas.

Dicho producto biológico elaborado por el Instituto Malbrán fue enviado por el Ministerio de Salud de la Nación para socorrer a los pobladores ante posibles picaduras de serpientes.

En Salta, las serpientes venenosas más comunes son la yarará, la cascabel y la coral, que tras una inundación, y al bajar las aguas, suelen quedarse en los centros urbanos, poniendo en riesgo a los vecinos.

Con la coordinación de la Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación, efectivos de Gendarmería y el Ejército armaron un campamento, en el kilómetro 79 de la Ruta Provincial 54, donde las familias reciben alimentos y la atención de salud básica, además de disponer de los servicios esenciales.

Desde hace dos semanas el extremo noroeste de Salta se encuentra comprometido por una crecida récord del río Pilcomayo, en especial en Santa Victoria, donde habitan unas 10 mil personas.