Los mercados tomaron como una mala noticia la renuncia de Gary Cohn, principal asesor económico del presidente estadounidense, Donald Trump, y sufren pérdidas en las primeras negociaciones de este miércoles.

Luego de conocerse la dimisión, el dólar se debilitó, en tanto los fondos que cotizan en bolsa y siguen al S&P 500 cayeron un 1 por ciento.

Posteriormente, la bolsa de Tokio inició con pérdidas y cerró con una caída de 0,77 por ciento. "Este es un impacto Cohn", comentó el analista Kyoko Ameniya, de SBI Securities, aunque matizó que algunos índices mostraban recuperación.

Horas después, las bolsas europeas también abrieron en rojo, aunque luego iniciaron una leve recuperación. El FTSE 100 de Londres comenzó con una caída de 0,41%, mientras que el Dax de Fráncfort se dejaba 0,44% y el CAC 40 de París 0,36%. En Madrid, siguiendo la misma tendencia, el Ibex 35 perdía 0,37%.

"La situación es grave", comentó la ministra de Economía de Alemania, Brigitte Zypries, consultada sobre los aranceles estadounidenses y la salida de Cohn.

A su vez, el mercado de futuros del Dow Jones, el principal índice de Wall Street, sufría una caída de 1,3% a cuatro horas de la apertura de la bolsa de Nueva York. Los futuros del Nasdaq y el S&P también estaban con rojos cercanos al 1 por ciento.

El mandatario anunció la semana pasada que impondrá aranceles a las importaciones de acero en un 25% y a las de aluminio de un 10%, pese a la oposición de gran parte de su partido. Cohn le comentó a un asistente de la Casa Blanca que tenía pocos motivos para quedarse si Trump seguía adelante con su plan proteccionista, y el presidente no dio mayores señales de dar marcha atrás.

Reacciones de lamento

La salida de Cohn es un golpe para los republicanos del Capitolio y para las asociaciones comerciales que esperaban que Trump escuchara sus preocupaciones sobre los aranceles, y que Cohn fuera la fuerza moderadora mientras el gobierno renegocia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con representantes de Canadá y México.

Defensores de los intereses de las empresas citaron frecuentemente a Cohn como su aliado más poderoso en la Casa Blanca. "Gary Cohn es una de las verdaderas estrellas de Wall Street detrás del plan tributario de Trump. Se lo extrañará. Nosotros creíamos que era posible que hubiese un cambio a mitad de mandato y que asumiera como secretario del Tesoro. Así de bueno es", comentó Andrew Brenner, jefe de renta fija internacional en NatAlliance Securities LLC.

Cohn, de 57 años, era presidente del grupo bancario Goldman Sachs hasta que Trump lo nombró en diciembre de 2016 como encargado de coordinar la política económica de la Casa Blanca.

El propio presidente reconoció en un comunicado que "hizo un excelente trabajo al dirigir nuestra agenda, ayudando a realizar recortes tributarios históricos y reformas, y lanzando la economía estadounidense una vez más".

La Casa Blanca no anunció por el momento quién tomará el lugar de Cohn, cuyo suplente, Jeremy Katz, se fue en enero. Entre los mencionados están el comentarista de CNBC Larry Kudlow y el director de la Oficina de Administración y Presupuesto Mick Mulvaney, según una persona familiarizada con las conversaciones.