Santiago del Estero, Argentina | Domingo 17 de Enero del 2021
 
 

Previsible: la Unión Europea no reconoce a Guaidó


Europa suelta la mano de Juan Guaidó. La Unión Europea decidió este miércoles dejar de reconocer al dirigente opositor venezolano Juan Guaidó como presidente interino del país. La diplomacia europea considera que Guaidó perdió ese estatus desde que el martes expiró el mandato de la Asamblea Nacional que presidía.

 

Los 27 países de la Unión Europea tomaron esa decisión aún sin reconocer por ello ni los resultados de las elecciones legislativas celebradas en Venezuela el pasado 6 de diciembre ni la legitimidad de la nueva Asamblea Nacional. Creen que la nueva formación de esa institución se hizo sin cumplir “con los estándares internacionales para un proceso creíble” y con “falta de pluralismo político”.

Revelan trama de corrupción que involucra a Juan Guaidó Bruselas también considera que esas elecciones, “por la forma en que fueron planeadas y ejecutadas, incluyendo la descalificación de dirigentes opositores, no permiten que la Unión Europea las reconozca como un proceso creíble, inclusivo y transparente ni permiten que su resultado sea considerado como representativo del deseo democrático del pueblo venezolano”.

La Unión Europea negoció con el régimen venezolano y con la oposición el envío de observadores electorales a las legislativas del pasado 6 de diciembre, pero finalmente desistió porque consideraba que Caracas no permitía que se dieran las condiciones mínimas para unas elecciones creíbles y porque parte de la oposición decidió boicotearlas.

Para la diplomacia europea, alejada de la estadounidense y de algunas de las de América Latina –las más duras con Venezuela- no hay más solución a la crisis venezolana que la negociación de un proceso electoral que cumpla las mínimas condiciones democráticas y que involucre tanto al régimen como a la oposición.

Pero por primera vez Bruselas obvia, y con toda la intención, recordar que para la diplomacia europea Guaidó es el presidente encargado en Venezuela, porque considera que ya no lo es.