Santiago del Estero, Argentina | Sábado 28 de Noviembre del 2020
 
 

González García se reunió en secreto con el embajador ruso para ajustar el envío de la vacuna rusa


Ginés Cómo es el proceso de aprobación ante el ANMAT y el ejército de traductores que trabaja contrarreloj en estricta confidencialidad.

 

Los traductores trabajan contrarreloj para cumplir con el objetivo lo antes posible: traducir el documento reservado que contiene los detalles técnicos de la vacuna rusa Sputnik V. Son 11 mil páginas, redactas en inglés, con decenas de fórmulas y datos científicos. Ese dossier se carga por etapas ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), la autoridad de control que deberá autorizar o rechazar la utilización de la vacuna en el país. Al margen del trámite administrativo, el Gobierno ya trabaja en el gigantesco operativo logístico necesario para trasladar la vacuna hasta Ezeiza y luego a los centros de vacunación de todo del país. Los contactos con los rusos son asiduos pero sigilosos. La semana pasada, según pudo saber Infobae de fuentes oficiales, el ministro de Salud Ginés González García se trasladó hasta la sede de la embajada rusa en Buenos Aires. Las negociaciones avanzan aunque hasta ahora no hay ningún documento firmado entre ambos estados. Mucho menos un adelanto de dinero.

Ginés no participó del viaje secreto a Moscú. La comitiva argentina estuvo integrada por la viceministra Carla Vizzotti y la asesora presidencial Cecilia Nicolini. Como reveló Infobae, también viajaron tres representantes del laboratorio argentino HLB Pharma, la esposa del ministro bonaerense Daniel Gollán, y Mariana De Dios, una joven empresaria santacruceña que tiene un vínculo personal estrecho con la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El ministro de Salud se enteró de los detalles de ese viaje recién el 26 de octubre, durante una reunión que mantuvieron las dos enviadas con el presidente Alberto Fernández en la quinta de Olivos. Ginés participó de ese encuentro pero estuvo al margen de las negociaciones previas con los rusos. De hecho, mantiene un enfrentamiento abierto con el laboratorio que inició los trámites ante la ANMAT. Los motivos de esa interna son bien conocidos en el mundo de los laboratorios.

El jueves pasado, Ginés estuvo durante más de tres horas en la embajada rusa. Aunque no trascendieron detalles de esa visita, la conversación habría girado en torno a los detalles técnicos de la vacuna y la posibilidad de realizar un acuerdo entre ambos estados, confirmaron fuentes oficiales.

“Todavía no está decidido cómo se van a trasladar las vacunas hasta Ezeiza. Hay pocas compañías en el mundo capacitadas para ese trabajo”, explicó una fuente al tanto de las negociaciones. En el Gobierno argentino también hay un plan para traer pequeñas cantidades en aviones de Aerolíneas Argentinas, tal como ocurrió al comienzo de la pandemia con los productos sanitarios que llegaban desde China.

Con las vacunas en Ezeiza, comenzará otro operativo especial para la distribución local. Por estas horas se evalúa darle esa tarea al Correo Argentino.