Santiago del Estero, Argentina | Jueves 23 de Enero del 2020
 
 

Alberto Fernández ya eligió a su embajador ante el Vaticano


Se trata de Luis Bellando, un diplomático de carrera que antes estuvo en Angola y en Cuba. Firmarán la designación de inmediato ya que la intención del Presidente es mantener una relación directa con el Papa para evitar intermediarios políticos

 

El presidente Alberto Fernández definió que su relación con el Papa Francisco estará atada al trato directo que ambos tienen desde hace varios años ya que en las próximas horas designará a Luis Bellando, un diplomático de carrera, ajeno a la vida política doméstica, en la embajada argentina ante el Vaticano.

Según confiaron a Infobae fuentes calificadas de la Casa Rosada, el decreto para designar a Bellando ya está en la Secretaría Legal y Técnica, a cargo de Vilma Ibarra, para que el Presidente lo firme en estas horas.

De esta manera, la decisión del Presidente es mantener una línea directa con el Papa y evitar la presencia de un embajador político en el Vaticano. En el Gobierno creen que poner a un funcionario relacionado con la política doméstica “hará ruido” en la relación de la Iglesia con el Presidente. Por ello, apuestan a un embajador de carrera como Bellando, que se encargará de las cuestiones protocolares y administrativas de las relaciones bilaterales entre la Santa Sede y la Argentina. Pero los temas más políticos y urticantes, según fuentes gubernamentales, quedarán en manos de Francisco y Alberto Fernández de manera directa y sin intermediarios.

En la última reunión que el Presidente mantuvo en la Casa Rosada con la cúpula de la Iglesia, liderada por el presidente de la Comisión Episcopal, monseñor Oscar Ojea, se abordó el espinoso tema del aborto, ya que Fernández había adelantado que quería enviar al Congreso una ley para despenalizarlo. También despertó una airada reacción de la Iglesia la decisión del ministro de Salud, Ginés González García, de avanzar con el protocolo de salud que autoriza a que las adolescentes de entre 13 y 16 años puedan realizar una interrupción legal del embarazo sin necesidad de presentar la autorización de sus padres . Este tema generó una reacción inmediata de la Iglesia, que difundió luego un comunicado cuestionando duramente la postura del Gobierno.