Santiago del Estero, Argentina | Jueves 23 de Enero del 2020
 
 

Primera renuncia de un funcionario en la gestión de Alberto Fernández


Se trata de Maximiliano Galli, que fue subsecretario Administrativo de Energía hasta hoy. Desmienten internas y detallan que es un cargo que no está vinculado con la política energética.

 

El mensaje se tituló “Despedida” y llegó a sólo dos días de la designación formal del firmante, mientras su jefe y sus ahora ex colegas juraban formalmente a su cargos en el piso 9 ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas.

El renunciante es Maximiliano Galli, quien el miércoles había sido nombrado formalmente como secretario Administrativo de la secretaria de Energía de la Nación, un puesto estratégico para el gobierno de Alberto Fernández que está a cargo del misionero Sergio Lanziani.

“Como sabrán, y si no, se enteran por esta nota, hoy presento mi renuncia al cargo”, comienza el mensaje de Galli que muy rápido le agradece a Lanziani.

“Ojalá puedan superarse diferencias personales y enfrentamientos, desde adentro y hacia afuera; y que todos puedan tener la oportunidad de demostrar lo que pueden aportar y más aún, puedan ser debidamente reconocidos por eso”, detalla la misiva electrónica.

Galli, contador de la UCA con un postgrado en Finanzas en la Universidad Torcuato Di Tella y con nueve años como director de PricewaterhouseCoopers, no dio más detalles sobre los “enfrentamientos” y en el ministerio intentaron bajarle el tono al tema.

“Es amigo del secretario, pero no se pusieron de acuerdo con la organización administrativa. No estaba vinculado a la política energética, tiene que ver con un tema administrativo. Su salida no es por ninguna interna, no las hay”, aseguran en Desarrollo Productivo. Efectivamente, Galli venía trabajando hace meses con Lanziani, a quien conoce hace tiempo, pero los primeros días tuvo que enfrentar varios cuestionamientos en su función. Algunos por temas operativas y otros “más tirados de los pelos”, como explican cerca de Energía. Por ejemplo, alguna supuesta mención por lo bajo a que había trabajado en Economía y Regiones, la consultora que perteneció en un momento –hasta 2011– a Rogelio Frigerio, ministro del Interior de Cambiemos.

“Hoy, los empoderados para hablar de Energía son Kulfas y Nielsen, con ellos hablan los gobernadores de la provincias petroleras. Si tiene que pasar por el despacho de Lanziani, pasan, pero sólo por un tema institucional”, comenta una fuente del sector energético.

“No hay plan para un sector técnico, pasaron 5 meses desde las PASO y había tiempo para armar equipo. Hay internas entre el PJ, el Instituto Patrio y el Grupo Callaro. Kulfas puso a Esteban Kiper como gerente general de Cammesa y a Juan José Carbajales como subsecretario de Hidrocarburos. El resto está a la deriva, es muy difícil”, asegura otra fuente de la industria.

El sector energético es más que relevante para el Gobierno de Alberto Fernández, quizás el más importante luego de las cuestiones económicas concretas, como el pago de la deuda, el dólar y la inflación economía. Luego de la PASO hubo fuertes pujas para a designación de la cabeza del área dentro del Frente de Todos. Según pudo saber Infobae, en un principio, Fernández se inclinaba por poner un técnico más vinculado al PJ y Cristina Kirchner por un especialista del interior, vinculado a un referente provincial del justicialismo. Finalmente, se saldó con Lanziani, un ingeniero del ITBA que estudio Finanzas, cercano a Sergio Massa y que fue ministro en su provincia.