Santiago del Estero, Argentina | Sábado 14 de Diciembre del 2019
 
 

Moyano se diferenció de Daer y quiere un bono para jubilados, piqueteros y trabajadores


El secretario adjunto de Camioneros exige un pago extra de $20 mil para los trabajadores de su sector.

 

Pablo Moyano se diferenció de Héctor Daer y solicitó el pago urgente de un bono de fin de año para trabajadores, integrantes de movimientos sociales y jubilados.

En el caso de los integrantes de su gremio, Camioneros, aseguró que están negociando con las cámaras empresarias un pago extra de 20 mil pesos. “Con esa compensación y los 6 meses que nos restan de paritaria, creemos que podemos llegar a terminar el año bastante parejos con la inflación”, planteó el hijo de Hugo Moyano.

Ayer, Daer, uno de los secretarios generales de la CGT junto a Carlos Acuña, había asegurado que no es el momento indicado para pedir un bono generalizado para todos los sectores de la economía. Este martes, Pablo Moyano, secretario adjunto de Camioneros, se diferenció: “Él debe haber hablado por su gremio, pero después cada organización es libre de reclamar una compensación”.

Y agregó en declaraciones a FM La Patriada: “Yo creo que con el desastre que están dejando, con los aumentos de combustibles y demás cuestiones, es necesario de forma urgente que haya un bono para jubilados, para los compañeros de movimientos sociales y para los trabajadores que han sido perjudicados por esta política económica".

El dirigente recordó que el gobierno de Mauricio Macri dispuso un pago de $5.000 antes de las elecciones que en muchas empresas no se instrumentó. Por eso, exigió un decreto para ordenar una ayuda para las fiestas de fin de año.

Pablo Moyano marcó otro contrapunto con Daer: dijo que sería importante impulsar algún mecanismo de indemnizaciones agravadas para evitar despidos mientras se motoriza la actividad económica en los primeros meses de la gestión de Alberto Fernández.

La doble indemnización fue una de las medidas incluidas en la Ley de Emergencia Económica que se sancionó en enero de 2002, en medio de la crisis. El objetivo era frenar los despidos masivos en un momento muy sensible del país. Estipulaba que los empresarios debían pagar una indemnización doble a los empleados despedidos sin causa, de acuerdo a lo establecido en la Ley de Contrato de Trabajo y en los convenios vigentes de cada actividad. Finalmente, cuando el país atravesó el momento más difícil de la hecatombe de principios de siglo, el kirchnerismo derogó el instituto en 2007.

A principios de 2016, durante los primeros días del gobierno de Macri, se sancionó una ley antidespidos que rápidamente fue vetada.

Luego de ganar las elecciones primarias, Alberto Fernández fue consultado sobre la posibilidad, y aseguró: “No creo que sirva, nosotros la tuvimos en un momento en que se generaba empleo porque la economía crecía, pero estas cosas no se resuelven cambiando la ley laboral”.

Las declaraciones de Pablo Moyano marcan un contrapunto político con Daer en el marco de las negociaciones por la reunificación de todos los sectores sindicales detrás de la conducción de la CGT.