Durante su último viaje a Vaca Muerta, Nicolás Dujovne confesó durante el almuerzo que no tenía previsto un paquete económico para sostener a Mauricio Macri en la campaña electoral. "Solo estoy pensando en el año próximo, no tengo plata para tomar decisiones que ayuden en la campaña presidencial", comentó el ministro de Hacienda ante la plana mayor de YPF.

Macri fue derrotado sin atenuantes en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), y decidió reunir de urgencia a su gabinete, aliados y socios políticos en el salón VIP de Costa Salguero, adonde se había instalado la sede del comando electoral de Juntos por el Cambio.

En ese cónclave improvisado, el candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto aseguró que la derrota presidencial se debió al voto castigo de la clase media, que está frustrada por el plan de ajuste empujado por Dujovne a pedido del Fondo Monetario Internacional (FMI).

 
 Play

Macri aceptó el punto de vista de Pichetto y cuando llegó ayer a la Casa Rosada se reunió con Dujovne y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris. Macri solicitó a Dujovne que acelerará la preparación de un paquete de medidas económicas dirigidas a la clase media y el jefe del Palacio de Hacienda terminó el encuentro y salió disparado hacia su despacho oficial.

Dujovne prepara una batería de iniciativas que servirá para paliar los efectos económicos causados por la corrida sucedida ayer en los mercados y a su vez descongelar la frustración de la clase media que le dio la espalda al presidente.

El ministro trabaja día y noche, pero aún no decidió qué medidas serán, cómo se financiarán y de qué manera negociará con el FMI para lograr un waiver (perdón) ante la utilización de un recurso financiero que no está previsto en los acuerdos firmados en Washington.

En este contexto, Elisa Carrió apareció en las redes sociales para exigir que se tuviera en cuenta una suba del mínimo no imponible de ganancias y manifestó que dictará una norma en favor de las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Dujovne no se sorprendió por el embate de la diputada Carrió -ya sabe que aparece cuando nadie lo espera- y decidió avanzar con las instrucciones dadas por Macri.