Santiago del Estero, Argentina | Viernes 06 de Diciembre del 2019
 
 

La desesperante necesidad de que Macri reaccione a tiempo


El domingo por la noche, al anunciarle al país los resultados electorales, el presidente Mauricio Macri prometió a los argentinos que redoblará sus esfuerzos para intentar revertir la situación en octubre.

 

Cuando le preguntaron si tenía algún plan de contingencia ante la previsible reacción del mundo financiero, sugirió que eso ahora será también responsabilidad de Alberto Fernández, al que definió como "el que recibió apoyo mayoritario de la población". El golpe que recibió el Presidente ha sido, al mismo tiempo, demoledor y sorpresivo. Esa situación de shock traumático tal vez le impida ver que está ante el desafío más delicado de estos años. Si no reacciona como corresponde, Macri corre el riesgo incluso de no ser el primer presidente no peronista que termine su mandato desde el regreso de la democracia en 1983.

La situación es extremadamente frágil debido a una medida estructural que tomó el propio Macri apenas llegó al poder: la liberación total del mercado de capitales. Desde que Alfonso Prat-Gay, el 13 de diciembre del 2015, con una curiosa suficiencia, anunció el fin del sistema de control de capitales, la Argentina se sacude al ritmo de las sucesivas definiciones de ese colectivo tan volátil llamado "los mercados". El viernes pasado, esos "mercados" crearon una burbuja a partir de la difusión de un par de encuestas que, como toda encuesta, podía estar errada. En este caso, como se vio después, se trataba de datos sin ninguna conexión con la realidad. A toda burbuja, tarde o temprano, le sigue por definición una corrida. Ese proceso, en la Argentina, tarda apenas un par de horas.

Por eso es que el viernes subieron los bonos y acciones argentinas y se derrumbó el riesgo país. Y por eso es que el lunes el dólar trepó un 30 por ciento, mínimo, y las acciones y bonos se desplomaron. La Argentina está en un proceso económico con una inflación inercial muy alta. La espiralización del tipo de cambio echará más combustible a la inflación. Si esa dinámica no se detiene, el país corre el riesgo de entrar en un período de inflación altísima, que generará mucho sufrimiento a la sociedad y, en un caso extremo, podría provocar una crisis política de enorme magnitud. Todavía faltan cuatro meses para la entrega del bastón presidencial.

El problema de esto es que ya no está al alcance de Macri frenar esa tragedia, porque un presidente derrotado por la magnitud que lo fue, no tiene suficiente autoridad para frenar nada. La única posibilidad que tiene, si es que tiene alguna, consiste en explorar la posibilidad de que la transición sea, en realidad, un cogobierno. Hay una experiencia relativamente cercana donde algo así se realizó con éxito. En 1998, Brasil debió devaluar. El presidente Fernando Henrique Cardozo tomó la decisión con el apoyo del opositor Luiz Ignacio Lula Da Silva. Meses después, Lula ganó las elecciones, entre otras razones, porque un sector del pueblo brasileño le reconoció ese gesto de responsabilidad.

La posibilidad de cogobernar la transición entre Macri y Fernández ofrece varias dificultades. La primera es que el sistema electoral argentino se transformó en una trampa. Macri y Fernández aún son competidores. Nadie ganó nada aún. Con lo cual sería extremadamente complicado que, al mismo tiempo, compitan y acuerden.

La segunda dificultad es la relación entre ambas fuerzas políticas. Un lugar común de los últimos tiempos sostiene que la grieta puede servir para ganar una elección pero no para gobernar. Ese problema aparece claro cuando se necesita acordar como una cuestión de vida o muerte: quien ofendió cuando estaba en el cenit del poder, seguramente tendrá dificultades para acordar en tiempos de debilidad. Para acordar se necesitan dos: ¿habrá interlocutor del otro lado, cuando las relaciones han sido desde siempre tan tirantes?

Eso abre un interrogante sobre lo que ocurre en la cabeza de Alberto Fernández. Una parte del equipo del presidente prácticamente electo sostiene que lo mejor que podría pasar es que estalle una crisis que derrumbe a Macri y deje tierra arrasada. Otra parte considera que promover esa alternativa sería muy dramático para la población, y que además una nueva crisis produciría efectos que le complicarían mucho la gestión al nuevo presidente. Todavía se siente el traslado a precios de la devaluación del 2018. ¿Cuánto durará el eco sobre la gestión de Fernández de una eclosión que lleve al dólar, y a los precios, hasta la estratósfera?

Pero esa discusión interna dentro del fernandismo es irrelevante si del lado de Macri no hay un gesto categórico que explore la posibilidad del diálogo y del acuerdo. Fernández puede hacer mil gestos para que los mercados se calmen un poco. Pero, ¿por qué los haría si Macri ni siquiera lo mencionó en el discurso de la derrota? No se puede saber cuán generoso o mezquino es Fernández, cuánto se parece al Carlos Menem que empujó a Raúl Alfonsín al abismo o al Lula que respaldó a Fernando Henrique, si desde la Casa Rosada no abren la posibilidad de diálogo.