En una jornada en que el Banco Central volvió a subir la tasa de interés de referencia, esta vez a 63,328%, se reunió la junta directiva de la Unión Industrial Argentina (UIA) y criticó la política volátil y que agudiza la falta de financiamiento de la autoridad monetaria. Y los representantes sectoriales mostraron preocupación porque la capacidad instalada volvió a los niveles de 2002.

Los directivos que se juntaron ayer miércoles, en vez de los habituales martes, por Expoagro, coincidieron en que el tema de la tasa de interés era lo peor para la industria.

"Mostramos cómo el manejo de la tasa de interés perjudica fuertemente al nivel de actividad y que el problema estructural de Argentina pasa por la generación de dólares genuinos", dijo Pablo Dragún, director del Centro de Estudios de la UIA.

"Es necesario una forma de intervención del banco central que no afecte tan negativamente a toda la estructura productiva", dijo Dragún, en consonancia con la intervención cambiaria que hizo hoy Anses y que alivió el tipo de cambio a $41,2, en vez de usar solo la suba de la tasa de interés.

"Pega de vuelta en la producción el incremento en la tasa de interés y agudiza la falta de financiamiento", dijo Urtubey. "Se requiere que haya más previsibilidad, no se puede pasar de tasas del 70% al 40% y al 60%. Se necesita cierta planificación, hubo una volatilidad importante", agregó.

Se explicó que los créditos subsidiados por $100 mil millones no están funcionando en el interior del país por la falta de difusión. "No se vislumbra solución a corto plazo, si el Banco Central volvió a subir las tasas es porque evidentemente la situación está difícil", dijo Urtubey.

Y pidió políticas de contención a las pymes y para fortalecer la oferta productiva. "Es necesario que se encaren políticas desarrollistas y productivas, y no del modo financiero", agregó el salteño.