El Gobierno fijó en $107.658 el nuevo tope de ingresos para percibir las asignaciones familiares para los trabajadores en relación de dependencia (por hijos, nacimiento, adopción, matrimonio y ayuda escolar, entre otras). Para el pago de estas asignaciones se toma en cuenta el ingreso del grupo familiar (IGF) que suma los remuneraciones brutas de todos sus integrantes.

Las familias que tengan ingresos por encima de este nuevo límite máximo no podrán cobrar las asignaciones, excepto para el caso de las asignaciones por maternidad (que no cuentan con tope de ingresos). Además, si un solo integrante percibe un importe superior a $53.829 brutos se excluye también  del cobro de asignaciones al grupo familiar.

El nuevo rango de máximos y mínimos se realizó a través de la Resolución 81/2019 de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). El tope mínimo e ingresos del grupo familiar, en tanto, quedó en $3.621,04.

El año pasado, el Gobierno había tomado un camino diferente: en línea con el recorte prometido al Fondo Monetario Internacional (FMI), el techo para poder percibir asignaciones se bajó de $94.786 a $83.917 en bruto por grupo familiar, mientras que ninguno podía percibir más de $41.959. La decisión se tomó en julio de 2018.