El problema de la falta de credibilidad de las estadísticas en la historia argentina no se limitó los índices de precios o de pobreza. Entre los años 2009 y 2015 se dejaron de publicar las estadísticas criminales en el país producidas por el Sistema Nacional de Información Criminal. Pero en el 2016 el Gobierno se propuso reconstruir las bases de datos de robos, homicidios, contrabandos, narcotráfico y otros delitos para la toma de decisiones operacionales y el resultado de todo este proceso acaba de estar a la vista: las Naciones Unidas elevaron de la letra "C" a la "A" la calificación de calidad estadística criminal y el país se convirtió así en el más confiable de América latina en términos de datos sobre la política de seguridad.

Según un informe al que accedió ayer Infobae, el Centro de Excelencia para Información Estadística de Gobierno, Seguridad Pública, Victimización y Justicia de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) la Argentina pasó a ser un ejemplo en la región en materia de calidad estadística criminal.

Luego de dos años de una exhaustiva revisión de la ONU sobre 124 requisitos de calidad la Argentina se encuentra ahora en el nivel "A" que es el más elevado desde la visión de expertos en la metodología y temática, en el proceso de producción estadística, en las bases de datos y en la política criminal.

En América latina ningún país tiene el calificativo "A" en esta materia como lo tiene ahora la Argentina. Hay países como Guatemala, Uruguay y Colombia que se están sometiendo a un sistema similar por el que transitó la Argentina para elevar sus estándares.

Para arribar a esta evaluación la oficina de Naciones Unidas inspeccionó 1.438.190 de registros correspondientes a las 24 bases de datos provinciales en materia de información criminal, se analizaron 400 documentos de gestión y se trabajó con funcionarios de las 23 provincias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las 4 fuerzas de seguridad federales.

Para poner en marcha todo este proceso de evaluación las Naciones Unidas dispusieron de 49 expertos especializados en el proceso de producción estadística, 24 expertos en temática y metodología, 7 expertos especializados en la producción estadística y 44 analistas en política criminal.

"La Argentina pasó de no tener estadísticas criminales a un trabajo de dos años muy duros en donde logramos la calificación A para convertir el servicio estadístico en una base de datos confiable y óptima para poder diagramar política criminal", explicó a Infobae la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

La calificación "A" que dio Naciones Unidas contempla entre 90 y 100 puntos al país que se mantendrán durante tres años con una revisión anual. Es decir, que el próximo gobierno más allá del color político que sea deberá cumplir con las exigencias de la ONU si quiere seguir siendo confiable en materia de estadística criminal.

Para llevar adelante esta tarea la oficina UNDOC de Naciones Unidas recomendó al gobierno argentino la implementación de un plan de mejoras enfocado en la formalización de procesos, la apertura de los datos y la difusión de datos oportunos, para incentivar el uso de la información estadística en diversos sectores de la sociedad.

A la vez, desde los ministerios de Justicia y  de Seguridad se realizaron capacitaciones a las provincias para mejorar sus registros. Y también se buscó una mayor apertura de los datos estadísticos en formato abierto, así como de los micro datos.

La calificación "A" que otorgó Naciones Unidas a la Argentia en materia de estadística criminal contempla una mejor coordinación interinstitucional, un mejor uso y acceso al Servicio Nacional de Indices Criminales, el mayor conocimiento por parte de las provincias y fuerzas federales sobre los procesos, el mejor llenado de las bases de datos y una identificación de áreas de oportunidad desde las provincias.