Santiago del Estero, Argentina | Martes 25 de Febrero del 2020
 
 

Investigan un caso de violencia de género en el barrio Mama Antula


La fiscal Pilar Gallo, integrante de la Unidad de Violencia de Género e Intrafamiliar de la Circunscripción Banda del Ministerio Público Fiscal lleva adelante una investigación de un supuesto caso de violencia de género en el barrio Mama Antula.

 

Una mujer joven denunció a su concubino de 30 años por atacarla a golpes de puño y punta de pie, al caer la víctima al piso.

Los hechos

Una joven mujer denunció a su concubino, con quien mantuvo una relación amorosa durante 5 años, habiendo concluido la misma hace tres años. De dicha relación nació una hija de 3 años de edad.

En relación al hecho la joven explicó en denuncia que desde hace 11 meses reside en el barrio mencionado, siendo beneficiaria de una vivienda, por lo que tuvo que pedirle a su ex pareja que firme la ficha para poder ser entregada la vivienda.

El denuncia se habrá instalado en dicho inmueble desde ese momento hasta el día de la denuncia, pidiéndole la denunciante en varias oportunidades que se retire del domicilio, debido a que su relación finalizó hace mucho tiempo. La joven relató que se había cansado de sus cambios de humor repentinos, malos tratos e insultos.

Ayer, cerca del mediodía aproximadamente, habría recibido un mensaje de whatsapp de un ex compañero del secundario, momento en que el acusado agarró su celular y comenzó a gritar preguntándole quien era y que quería.

Al responderle que sería un compañero, el acusado comenzó a insultarla, intentando levantarse esta de la cama con su hija, recibiendo un empujón que la hizo caer al piso. Ya en el suelo le propinó golpes de punta pie y de puños en ambas piernas, sin importarle que podría golpear a la menor.

La mujer se defendió y le pegó una patada a su agresor, haciéndolo trastabillar y caer a piso. En ese momento, la ex pareja se encerró junto a su hija en el baño.

Desde allí se comunicó con el padre y el hermano del agresor para pedirles que fueran a su domicilio.

Al escuchar que la puerta principal de la vivienda se cierra y al pensar que este se había retirado salió del baño, encontrándose con el acusado quien le propino golpes de mano abierta en el rostro y le doblo el brazo izquierdo, reiterando las amenazas a los gritos.