Santiago del Estero, Argentina | Jueves 18 de Octubre del 2018
 
 

El accionar de los jueces ante vacíos legales


Un "vacío legal" se define como aquellos casos donde la legislación omitió en su texto la regulación de una determinada situación, por lo que el juez no encontrará respuesta legal específica para resolver una causa.

 

Planteado el caso específico, “los jueces no pueden dejar de fallar so pretexto de que no haya leyes al respecto; deben juzgar sobre los derechos existentes, aunque en caso de no existir este, no se puede hablar de vacío legal y no fallar”, explicó el vocal de la Cámara de Apelaciones en lo Civil de Tercera Nominación, Dr. Arrulfo Hernández.

En estos casos, los jueces recurren al uso de jurisprudencia y/o doctrina en caso de existir en relación al tema planteado, ya que esta implica que existe un precedente de este caso y que determinado juez falló de una forma que puede guiar a los demás magistrados.

La doctrina por otro lado, determina que esta temática fue abordada por estudiosos del derecho, quienes se plantearon tal situación como una posibilidad y desarrollaron teorías en relación a la misma.

El art. 166 del Código de Procedimiento Civil de la Provincia establece en distintos incisos cuales son los principios que deben adoptar los jueces, los fundamentos a tener en cuenta, las presunciones no establecidas por ley, etc.

En este marco, un magistrado debe siempre tener presente que una herramienta valiosa al momento de fallar es la “sana critica”, que representa la razonabilidad que debe tener un juez a la hora de postular diversos fundamentos para establecer un criterio.

“La sana crítica representa los pensamientos y principios racionales que el juez fue adquiriendo con sus años de práctica y que usará para fundar la sentencia que produzca”, explicó el Dr. Hernández.

Planteado el caso, el profesional debe estar atento a las normas establecidas por los Códigos de Fondo (Civil y Comercial y Penal), así como los derechos y garantías reconocidos por la Constitución Nacional y por los Pactos Internacionales, que luego de la reforma de 1994 gozan de supremacía constitucional.

De la misma forma y pese a no existir una norma que determine su obligatoriedad, los funcionarios judiciales deben siempre estar atentos a los fallos de la Corte Suprema, ya que se supone que los tribunales provinciales, deben fallar en concordancia con esta.

Llegada la circunstancia de encontrarse con una pretensión no contemplada hasta ese momento, el juez deberá fallar en relación a la misma y la decisión, será el asiento de un “leading case”, que son los primeros casos de su tipo en ser resueltos y que por ende, sentarán precedentes para resolver futuros casos similares.

En cuanto a los plazos de resolución, “estos serán los mismos para todos los casos existiere o no normas o jurisprudencia.

“Podrán plantearse circunstancias excepcionales que permitan solicitar una prórroga del plazo ante una circunstancia muy extraordinaria, pero en general los tiempos procesales no se modifican”, finalizó el entrevistado por el Área de Prensa del Poder Judicial.