Santiago del Estero, Argentina | Domingo 25 de Febrero del 2018
 
 

El agua potable es una concreción en Casares


La planta beneficiará a más de 500 habitantes de esta localidad del departamento Aguirre, así como también a pobladores de zonas aledañas.

La provisión de agua potable por ósmosis inversa es una de las obras prioritarias encaradas por el Gobierno de la Provincia, es por eso que esta vez se logró el suministro de agua potable a los habitantes de la localidad de Casares y zonas aledañas, en el departamento Aguirre, con una población beneficiada de unos 500 habitantes. Dicha localidad del interior provincial se encuentra ubicada sobre la Ruta Nacional Nº 34 y carece de fuentes de agua potable, ya sea superficial o profundas, sólo dispone del agua que contiene una represa pública.
 A partir de las mejoras que serán inauguradas próximamente por autoridades provinciales, se logró quitarle los “altos valores de turbiedad y un elevado contenido de sales” hasta hacerla potable para el consumo humano.
Agua libre de sales
 Para la planta potabilizadora, se utilizó el proceso de ósmosis inversa, ocasión en la que se hicieron las obras necesarias para tomar el agua desde la represa y enviarla a tratamiento, mediante la instalación de electrobombas adecuadas a este fin y lograr que este recurso vital sea apto para ser consumido.
 La planta de agua por ósmosis inversa es un sistema de tratamiento que consiste en un proceso físico-químico por el cual el agua es filtrada por una membrana permoselectiva en determinadas condiciones de presión, temperatura y la adición de productos químicos. La resultante de este proceso la convierte en apta para toda la población.
 En dicha obra, mediante un proceso de filtración, se logró eliminar la turbiedad del agua cruda. Para la potabilización por el sistema de ósmosis inversa, se utilizaron también microfiltros y luego impulsada mediante una bomba de alta presión, con el propósito de separar el exceso de sales que contiene.
 El agua también es desinfectada en 2 tanques de polietileno, de 2.000 litros de capacidad cada uno de ellos, provistos e instalados en la parte superior de la casilla construida, a una altura de 4 metros sobre terreno natural. 
 Desde estos 2 tanques se alimenta de agua potable a una batería de grifos públicos, para la población de Casares y de zonas aledañas, mediante bidones que serán suministrados a la población.
 Para lograr el suministro de energía eléctrica se instaló una subestación transformadora de 16 KVA y el tendido respectivo, incluida la realización del pilar de acometida, tableros y cableado correspondiente.