Santiago del Estero, Argentina | Martes 11 de Diciembre del 2018
 
 

El viento dejó sin techo a más de veinte familias Colonia El Simbolar


Cuando todavía no puede terminar de recuperarse de las consecuencias de la lluvia torrencial de la semana pasada, la comunidad de Colonia El Simbolar fue nuevamente castigada este jueves por la fuerza de la naturaleza.

 

Al menos veinte familias del barrio Néstor Kirchner sufrieron voladuras de techos y se vieron obligadas a ocupar las viviendas en construcción de una ampliación que depende del Ipvu, ubicadas a pocos metros, cuya ejecución se encuentra ya en el último tramo.

El viento provocó además la caída de postes del tendido eléctrico y de grandes árboles que cortaron el cableado, lo que dejó sin energía a toda la población.

“Trabajamos desde la semana pasada para asistir a más de cien familias del pueblo que habían sufrido una inundación sin precedentes a causa de una gran caída de agua. Hoy, volvemos a sufrir un fenómeno natural que en el primer relevamiento que hicimos nos dio como resultado un total de quince familias de un barrio que perdieron el techo de sus viviendas. También hay afectados en otros sectores como los barrio Clínica y Aión Nº 3, donde hay familias con daños en sus casas y una capilla que perdió todo”, dijo el comisionado municipal Ángel Iñíguez.

“Nos pusimos en contacto con funcionarios de la provincia y nos garantizaron ayuda a través de Defensa Civil. Por eso agradecemos al gobernador Gerardo Zamora y al vicegobernador José Emilio Neder porque estuvieron de inmediato a disposición de las personas afectadas”, agregó.

En cuanto a las familias que se alojaron en el barrio Ampliación Néstor Kirchner, cuya obra debía ser concluida en los próximos meses, el jefe comunal dijo que “la gente no tuvo otra alternativa que, en medio del viento y de la lluvia, salir de sus hogares y buscar refugio en las casas del nuevo barrio que están a metros”.

Personal municipal trabajó toda la tarde para asistir a los damnificados, como también para liberar las calles donde cayeron árboles, postes, chapas y otros objetos que ponían en riesgo a la gente.

Vale recordar que hace una semana cayeron en la zona más de 230 milímetros de lluvia en una noche, lo que generó el anegamiento de gran parte del pueblo, pero además provocó pérdidas millonarias para todos los productores de la zona.