Santiago del Estero, Argentina | Domingo 19 de Agosto del 2018
 
 

Presentan nuevo medicamento que reduce el riesgo de muerte cardiovascular en diabeticos


Es para personas que padecen diabetes tipo 2 y reduce el riesgo de muerte cardiaca al 40 %.

 

Un nuevo medicamento que combina dos drogas y reduce un 40% el riesgo de muerte cardiovascular en personas con diabetes tipo 2, la principal causa de mortalidad en esos pacientes, fue aprobado recientemente por la Anmat y será presentado el miércoles en la Argentina.

"En una misma pastilla los pacientes tendrán una droga para tratar la diabetes 2 y otra que disminuye el riesgo cardiovascular, evitando la necesidad de tomar más medicación y mejorando la adherencia al tratamiento", explicó a Télam el diabetólogo mendocino Guillermo Rodríguez.

El también director médico del Instituto de Clínica Médica y Diabetes de Mendoza destacó que es "la primera vez que una droga antidiabética reduce la mortalidad".

"Si tenemos en cuenta que entre un 25 y un 30% de los diabéticos tienen o tuvieron algún episodio cardiovascular, se toma dimensión de la importancia de este avance, que también fue aprobado por la autoridad sanitaria norteamericana FDA", agregó.

Se trata de una nueva molécula que combina dosis fijas de empagliflozina con linagilptina, tratamiento que simplifica el manejo de la patología en pacientes que no logran un correcto control de sus índices glucémicos.

Por su parte el diabetólogo chileno Carlos Grant del Río enfatizó en diálogo con esta agencia que la "principal complicación de la diabetes son las enfermedades cardiovasculares".

"Particularmente las macrovasculares, que son aquellas que afectan a las grandes arterias y derivan en infartos o accidentes cerebrovasculares", detalló.

El jefe de Medicina Interna del hospital Guillermo Grant Benavente explicó que "cuando en el mundo diabetológico pensábamos que controlando la glucemia se podrían disminuir las enfermedades cardiovasculares, estábamos equivocados, ya que la hiperglucemia es sólo uno de los factores de riesgo".

"La insuficiencia cardíaca en pacientes diabéticos es muy significativa y de muy mal diagnóstico, por eso es importante contar con medicamentos que ayuden en ese sentido", agregó.

"Imaginemos el impacto que esto puede tener para el sistema económico de salud", completó.

Rodríguez comentó que "fueron escépticos" cuando la nueva droga apareció, ya que "bajar en casi un 40% la mortalidad cardiovascular en diabetes parecía demasiado bueno para ser cierto".

"Debemos recordar que si bien la medicación y estos avances son importantes, en un diabético es fundamental cambiar los hábitos, reducir la obesidad, hacer ejercicio regularmente y alimentarse de forma saludable", enfatizó.

Y agregó: "La diabetes es una enfermedad que atenta contra la adherencia al tratamiento, ya que es crónica y algunas consecuencias se ven a largo plazo. Si le digo a un paciente joven que se cuide porque podría tener un infarto, lo más probable es que no me crea, porque en ese momento se siente bien".

Considerada una epidemia global, la diabetes se transformó en uno de los principales problemas de salud del siglo XXI, afectando a más de 387 millones de personas en el mundo, cifra que según se prevé aumentará a 592 millones para 2035.

La diabetes tipo 2, que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no la utiliza eficazmente, es la forma más habitual de esa enfermedad, y representa entre el 85 y el 95% de los casos.

En la Argentina, se estima que uno de cada 10 adultos vive con diabetes, es decir que casi tres millones de mayores de 18 años tienen diabetes tipo 2, asociada principalmente con el sedentarismo, la mala alimentación y el tabaquismo.

"En promedio, los individuos sin diabetes pueden vivir hasta 12 años más que los que la padecen y además tienen alguna enfermedad cardiovascular. Si no adoptamos un enfoque holístico que considere al paciente en su totalidad y no sólo en su glucemia de laboratorio, seguiremos perdiendo la batalla", retomó Grant del Río.

Y completó: "Debemos atender todos los factores de riesgo, adoptar estilos de vida más saludables y eliminar el tabaco. Si a eso sumamos el descubrimiento de nuevas drogas, veremos grandes beneficios".