Cada destino es una nueva cultura por descubrir y disfrutar. Un apretón de manos o un brindis pueden ser vistos de distintas maneras al salir de nuestro país. Estos son algunas particularidades de diez países del mundo que pueden sorprender al viajero desprevenido, según recopiló para Infobae Javier Ponzone, considerado todo un "experto" en viajes.

Al pisar Singapur hay que ser especialmente cuidadoso con no tirar basura a la calle. Los hábitos de higiene en la vía pública son materia de orgullo y la ciudad realmente reluce. Los controles para los infractores son estrictos y se aplican graves multas. Otro dato: masticar chicle está muy mal visto, ni hablar de tirarlo al piso.

New York abruma y maravilla con su oferta gastronómica. Pero no alcanza con ser agradecidos con los mozos al abandonar el restaurante: también hay que dejar una buena propina. Si bien no es obligatorio, no dejar "tip" puede causar  problemas y hasta ocasionales preguntas incómodas como "¿hubo algún problema con el servicio?". El mínimo recomendado es del 15%.

Claro, esta costumbre es radicalmente opuesta en Japón. En las islas niponas, dejar una propina puede ocasionar confusiones y hasta ofender al mozo. Es importante saber que en ese país el servicio de mesa ya está incluido en el precio final.

Un brindis puede parecer un gesto universal y no distinguir fronteras, pero increíblemente hay algunas excepciones. Hungría sufrió una sanguinaria derrota por parte de Austria en la Guerra de la Independencia. Los austríacos ejecutaron a trece generales húngaros de manera cruel y brindaron con sonoros choques de jarras de cerveza. Los húngaros derrotados juraron no brindar con choques de copas por 150 años en memoria de los caídos.

Hablar de dinero a veces es casi una necesidad, aunque sea sólo por fines prácticos. Pero los franceses son especialmente reticentes a hablar del tema por considerarlo de mal gusto. Mejor hablar del clima.

Si el destino es la India, también hay que considerar algunas costumbres locales que todavía están muy arraigadas. El país tiene leyes y costumbres bastante estrictas con respecto a los gestos de cariño en público. Los besos y abrazos, especialmente fuera del matrimonio, están mal vistos y a veces hasta penados por ley. Tampoco es un buen gesto saludar dando la mano a un desconocido. Suelen perdonar a los turistas, pero hay que tener estos datos en cuenta para evitar momentos incómodos.