Santiago del Estero, Argentina | Martes 20 de Febrero del 2018
 
 

Mas luces, menos estruendos: volvio a caer la venta de pirotecnia


Entre las campanas de sensibilizacion en contra de la pirotecnia y una economia familiar que obliga a fijar prioridades, la venta de cohetes volvio a caer este 2017.

 

Si prestaste atención a los fuegos artificiales durante la Nochebuena habrás notado que hubo una drástica disminución de la cantidad de pirotecnia que se utilizó. Y si bien es cierto que Año Nuevo es la fiesta en la que más pólvora se quema, también es innegable que cada año se reduce más. Es una tendencia mundial, motivada por un lado por las campañas en defensa de los animales, los niños y las personas con autismo; a lo que en Argentina se agrega un ajuste generalizado en los presupuestos familiares. Y es que unos pocos minutos de estruendos y luces en el cielo pueden llegar a costar varios miles de pesos.

“Cada año se ve una reducción. Este fue el de menos venta de todos, bastante menos que en 2016. Creo que tiene que ver con que no hay tanta plata en la calle y la gente tiene que elegir cuidadosamente en qué gastar, y la pirotecnia no es su prioridad. Pero también han influido mucho las campañas en contra de la pirotecnia... Es un poco de las dos cosas”, sostiene Valentina Troitiño, quien viene de una familia de larga tradición en la venta de cohetes para las fiestas y también durante el año, para shows de fuegos artificiales. “Vendo cohetes desde que nací”, dice.

Valentina comprende las preocupaciones de las organizaciones defensoras de los animales, pero también advierte que mucho tiene que ver con el uso que se le da a la pirotecnica. “Las bombas de estruendo, por ejemplo, se colocan en un mortero para que se eleven y exploten en el cielo. Pero hay algunos inconscientes que las tiran en el suelo y eso, además del ruido perturbador, conlleva un riesgo grande de accidentes”, señaló.

La vendedora explicó que, para evitar perjudicar a las mascotas y a las personas con autismo, bien se puede elegir pirotecnia con más luces y menos estruendos. “Todas necesitan hacer una explosión, sí o sí, pero hay algunas que suenan mucho menos y hacen mucha más luz y colores”, comparó.