Santiago del Estero, Argentina | Domingo 18 de Febrero del 2018
 
 

Fiebre de compras en Santiago de Chile


Las opciones no se agotan en el Costanera Center ni en los productos de electronica y ropa deportiva: hay otros shoppings, tiendas y ?outlets? muy convenientes. Que comprar y donde

 

"Cuando pa’ Chile me voy, cruzando la Cordillera, late el corazón contento, buenos precios nos esperan…”, cantaría la cueca en versión “fiebre por el shopping”. En Santiago ya todos detectan a los argentinos: son los que deambulan con una valija, listos a comprarse todo. Pero, ¿qué y dónde?

Si bien la mayor diferencia de precio está en algunos productos de electrónica y tecnología y en la ropa deportiva, que es lo más buscado, existen también otros rubros muy convenientes como ópticas, ferretería y máquinas, bazar, perfumería y reparación de celulares y tabletas. 

La cadena de ópticas Rotter & Kraus vende packs de seis pares de lentes de contacto mensuales de primera marca por $ 2.200. En cualquiera de las tres tiendas departamentales Ripley, París y Falabella, que están no sólo en los shoppings sino por toda la ciudad, baterías y utensilios de cocina, vajilla y accesorios se encuentran por la mitad de los valores que vemos en Argentina. Por ejemplo, una batería de cocina de cerámica de siete piezas marca Roichen a $ 1.600 o un jarro de vidrio de capuchino a $ 41 (Falabella). En las cadenas de farmacia Salcobrand o Cruz Verde es posible llevarse cremas y protectores solares de Vichy, Avene o Eucerin, como el protector solar FSP 50 de Eucerin a $ 360, y la línea de Cetaphil. Los requeridos celulares iPhone se consiguen desde los $ 8.400 (iPhone 6 32GB). Aunque resulta engorroso el traslado, uno de los productos más vendidos son los televisores, que tienen precios irresistibles: Smart TV LG 55 pulgadas por $ 9.950, casi tres veces menos que aquí. Además, estas tres tiendas tienen habilitadas las transacciones con tarjetas de crédito emitidas fuera de Chile para las compras a través de sus sitios web con descuentos especiales, lo que también ahorra tiempo.

Oferta concentrada

La forma más cómoda de comprar es en los grandes shoppings: Costanera Center, Parque Arauco, Alto Las Condes y el flamante Casa Costanera, dedicado a las marcas de lujo. La ventaja de estos centros es tener todo en uno: cajeros automáticos, casas de cambio, baños, variedad de opciones gastronómicas y juegos para los más chicos. Además, todos tienen un puesto donde ofrecen cuponeras de descuento exclusivo para turistas, y tarjetas de una semana de vigencia para ofertas especiales.

Costanera Center, de seis pisos y 400 locales, ubicado en la base de la Gran Torre Santiago, ofrece el plus de su mirador en el piso 61. Apenas cruzando la calle Tajamar y el canal San Carlos, el hotel NH Collection parece muchas veces un depósito con pasajeros que entran con plasmas y bolsas de todos los tamaños.

Alto Las Condes propone un registro online en su sitio web, donde figuran descuentos de entre el 10 y el 25 por ciento en 50 marcas. Parque Arauco ofrece traslados en el bus turístico sin cargo desde los principales hoteles, con horarios fijos (11 y 13.45 a la ida y 18 y 20 a la vuelta). Y Casa Costanera brinda los servicios Concierge –asesores de imagen que acompañan al cliente en el recorrido– y Delivery –entrega de las compras en el hotel–, ambos sin costo.

Outlets, bulevares y barrios comerciales ofrecen mejores precios en varios rubros, aunque sin las comodidades y buena ubicación de los shoppings. En el centro de la ciudad, cerca del Palacio de la Moneda, además de sucursales de Ripley, Falabella y París, está el Multicentro Alonso Ovalle, más conocido como Mall Chino, ideal para comprar accesorios para celulares (auriculares, selfie stick, cargadores, soportes, chips), reparación (cambio de pantalla de iPhone por $ 600, por ejemplo) y todo tipo de gadgets orientales.

Los amantes de las gangas no pueden dejar de ir al tradicional barrio textil de inmigrantes árabes Patronato, hoy compartido con chinos y coreanos. Estacionar es imposible y caminar dificultoso, pero para quien busca básicos en ropa de algodón y para niños es ideal, aunque también hay diseñadoras locales con propuestas interesantes como Malicia, Urbana o Claudet.