El ídolo de Beto, habitante de la ciudad de Quilmes, Lionel Messi, al punto que había decidido, con la anuencia de su esposa, bautizar Lionel a su hijo en gestación. Pero las ecografías no mintieron: esperaban una niña. La decisión familiar no se corrió un centímetro: el homenaje al rosarino, máxima figura de Barcelona y capitán de la Selección argentina, no se iba a modificar. Por lo tanto, la pequeña recién nacida se llama… Lionela. 

El mismísimo Messi, de 30 años, se enteró del particular reconocimiento a través de Sergio Agüero, ex vecino de Quilmes como Beto. Y el delantero no quiso dejar pasar por alto la novedad. En consecuencia, le hizo llegar vía Whatsapp un mensaje en agradecimiento por el gesto.