Cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes y se realiza una campaña de concientización global como respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo. Su propósito principal es difundir las causas, los síntomas, el tratamiento y las complicaciones asociadas a la enfermedad, apostando a la educación y a la información como un pilar en la prevención de la misma.

La tendencia a nivel mundial indica que la mayoría de los pacientes con diabetes no logra cumplir con los objetivos que propone el profesional. Esto sucede, según los especialistas, por dos factores: uno médico y otro sociocultural.

Con respecto al factor médico, según el médico especialista en Endocrinología y Nutrición Adrián Proietti (MN 102.548), los procedimientos por lo general sólo se focalizan en el diagnóstico y tratamiento farmacológico de la enfermedad, con instrumental poco adecuado. Sumado a un seguimiento lejano por parte del paciente.

A su vez, manifestó que existe un factor sociocultural, debido a que es muy fuerte la resistencia al cambio de hábitos de las personas con diabetes hacia una vida más sana, menos sedentaria y con una alimentación balanceada. "Constantemente hay una invasión de alimentos y costumbres que alientan el sedentarismo y el consumo de azucarados", enfatizó.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente hay en el mundo 422 millones de personas con diabetes y en la Argentina, la enfermedad afecta a 1 de cada 10 personas mayores a 18 años.

La médica especialista en Nutrición Virginia Busnelli (MN 110351) remarcó que "hasta épocas recientes la diabetes tipo 1 era casi la única forma de presentación de esta enfermedad en los niños, pero estudios actuales informan un marcado aumento de la incidencia de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes, presentándose con mayor frecuencia entre los 10 y 14 años con predominio en el sexo femenino".

Para la directora médica de CRENYF y miembro de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), "el 85 % de los niños y adolescentes con diabetes tipo 2 padece sobrepeso u obesidad, siendo el aumento de peso el mayor riesgo para padecer esta enfermedad en éste grupo etáreo. Existe también alta concordancia entre la diabetes infantojuvenil y la diabetes gestacional materna".

Y en concordancia con el lema que presenta este año el día mundial de la enfermedad ("La mujer y la diabetes: nuestro derecho a un futuro saludable"), Busnelli consideró que "actualmente todo indica que la mejor forma de prevenir a la diabetes tipo 2 es evitar la aparición de la obesidad desde la temprana infancia y aún antes en mujeres en edad fértil y en la población general, para lo cual es indispensable generar políticas públicas adecuadas y trabajar en la educación para favorecer hábitos de vida saludables y evitar el sedentarismo".

Busnelli enfatizó que "durante los últimos años se generó en los niños un medio ambiente favorecedor de obesidad que posa en cuatro pilares fundamentales". Y enumeró: