Santiago del Estero, Argentina | Domingo 19 de Agosto del 2018
 
 

Cinco caracteristicas para darte cuenta si un lunar puede ser cancerigeno


La radiacion ultravioleta es la principal causa del cancer de piel. Las lesiones mas comunes y como controlarlas.Cinco tipos.

 

Los lunares son el resultado de la concentración de células pigmentadas (melanocitos), en la piel. Algunos son peligrosos y hasta pueden llegar a ser cancerígenos. 

Es importante controlar y cuidar la piel, sobre todo en esta época en la que estás más expuesto que nunca al sol. Justamente, la exposición a los rayos UVA y UBV es la que puede generar la aparición de lunares malignos, ya que la radiación ultravioleta es la primera causa de cáncer de piel. 

Tipos de lesiones

- Carcinoma: es causado, principalmente, por la exposición frecuente al sol durante la adultez.

- Queratosis actínica y solar: es una lesión áspera al tacto que tiende a ocurrir en la superficie de la piel y que indica que la misma ha perdido su habilidad natural de protegerse contra los rayos UV. Con el paso de los años puede llegar a transformarse en algún tipo de cancer de piel.

- Melanoma: un tumor maligno que puede aparecer como resultado de exposiciones abruptas al sol y que suele tomar la forma de manchas marrones u oscuras en una piel sana. En el 35% de los casos, según distintos estudios internacionales, el melanoma se desarrolla a partir de lunares pre-existentes.

Por año, hay entre 2 y 3 millones de diagnosticados con cáncer de piel. Un lunar puede ser sospechoso si presenta alguna de las siguientes características:

Asimetría: los lunares sanos son redondos y simétricos.

Bordes: si es irregular, está mal definido o tiene ondulaciones, debe ser chequeado por un profesional.

Color: no debe tener más de un color ni ser blancos, rojos, azules o negros. 

Diámetro: los sanos no miden más de seis milímetros, similar a la goma de borrar que tiene en la punta un lápiz.

Evolución: no deben cambiar de forma, tamaño o color. Tampoco deben sangrar, endurecerse o picar.   

Cómo cuidarte

1. Evitá la exposición cuando el sol está en su punto más alto.

2. Mantené a los menores de 3 años fuera de la luz solar directa.

3. Aplicá una cantidad suficiente de protector: dos capas en lugar de una.

4. Usá vestimenta adecuada. Nada de colores oscuros.

Consecuencias del mal cuidado de la piel 

- Quemaduras

- Fotoenvejecimiento

- Melanoma