Santiago del Estero, Argentina | Martes 22 de Mayo del 2018
 
 

Algunos consejos para ahorrar dinero en casa


Un artículo puede ser caro, pero se amortiza con eficiencia energética.

 

Electricidad, gas y agua. Con el aumento de las tarifas a muchos tucumanos se le complica pagar las boletas mes a mes. Por eso, hay que buscar alternativas que no afecten tanto al bolsillo. Si se te rompió algún electrodoméstico o llegó la hora de cambiarlo, una buena opción es adquirir aparatos que sean más eficientes y eficaces.

Calefón o termotanque

Es fundamental buscar un calefón con encendido automático. Esta función permite que no haya consumo de gas hasta que se abra la canilla de agua caliente; ahí se hace la diferencia en consumo. Sucede que muchos creen que el piloto no consume pero sí lo hace. La diferencia de precio entre uno con encendido con un que no tenga la opción es de $ 300 a $ 400.

La diferencia entre el calefón y el termo tanque está más en la instalación que en el precio, dijo Alejandro, de un comercio de electrodomésticos. El cuidado del segundo es mucho más simple que el del primero pero consume un poco más de gas, por la capacidad de agua que posee. Es la mejor opción para las familias que viven en zonas donde hay poca presión o problemas hídricos.

Heladeras

Lo importante es la eficiencia en cuanto al consumo energético. Está detallado en la etiqueta que va pegada en la puerta del electrodoméstico. Lo mejor es elegir los aparatos calificados con la letra A. En estos casos la eficiencia se medirá por la cantidad de signos “+” que la acompañan: mientras más “+” tenga, menos consumirá.

Estufas o caloramas

La rapidez con la que calienta la estufa es menor que la del caloventor pero es más eficiente. La primera genera menos consumo pero requiere mayor tiempo para calefaccionar un ambiente. El segundo, en tanto, calienta más rápido pero consume más electricidad. Una estufa consume alrededor de 800 vatios y un caloventor, unos 2.000.

Para ambientes grandes, lo mejor es el calorama. Calienta rápido pero también tiene piloto que consume si está prendida. Lo mejor es apagarlo por completo, cuando no está en uso.

Cocina

A la hora de comprar una cocina hay que fijarse en una etiqueta similar que las que se usa para las heladeras. En este caso, la clasificación de eficiencia se divide en dos partes: el horno y la plancha (las hornallas). Lo mejor es que ambos estén calificados con la A, para evitar el mayor consumo de gas. A menor letra, más tiempo se requiere para cocinar y, por ende, se genera mayor consumo de gas.

Es recomendable limpiar las hornallas al menos una vez al año, para que no se obstaculicen los canales de salida y el aparato funcione correctamente.

Lavarropas

En este caso hay que fijarse en dos puntos importantes: el consumo energético y la eficiencia de lavado. Ambas deben estar calificadas con A. Si una de ellas es menor que la otra, generará más gasto.

Planchas

Dentro del grupo de pequeños electrodomésticos, las planchas son las que más energía consumen. La opción a vapor utiliza entre 2.000 a 2.200 vatios. La común, en cambio, funciona con 1.000 a 1.100 vatios.

Fuente: La Gaceta