Este domingo, Laurencio Adot sorprendió a todos los invitados a la mesa de Mirtha Legrand al asegurar que estuvo tres días muertos y conmovió con un emotivo relato.

"Estuve tres días muerto", fue la frase del diseñador en medio de una recomendación de Alberto Cormillot ante la posibilidad de un Accidente Cerebro Vascular. "Por arriba de 14/9 de presión, se considera a una persona como hipertensa", dijo el doctor.

"Fue un día que llegué a mi casa después del gimnasio y me sentí sin fuerzas y dije 'esto es un ACV'. A los 20 minutos llegó mi pareja, que ese día venía para hacerme de comer, me vio y me llevó al hospital", dijo Adot sobre el inicio de los síntomas que determinaron la evaluación final.

"Para la recuperación lo que se requiere es tiempo. El tiempo es oro. Yo estuve 20 minutos desde que se originó hasta que me atendieron", contó el diseñador. "Perdí completamente la energía, no tenía fuerza para hablar ni caminar", agregó.

Luego, recordó un hecho que le pasó en pleno proceso de su recuperación. "Tuve una situación espiritual porque, sea durmiendo o no, sucedió porque fui arriba y vi una luz, no voy a decir que era blanca, pero vi una luz de un cierto color naranja. Y de repente vino alguien a buscarme y me dijo 'no es tu momento' y era mi mamá", reveló.

"Mi mamá me hizo reiki. No es que yo no la vi. Pero fue lo más fuerte que me pasó en la vida porque es un momento de tanta paz no me quería ir", detalló Adot ante la atención de Mirtha.

"Hace siete meses tuve un ACV y estoy hablando en televisión por primera vez después de mucho tiempo. La pasión que todos ellos sienten, yo la conozco y se lleva adentro. Fue una vida muy exigida, por eso tuve el ACV. Tuvo que ver con el estrés y los nervios. Hay que cuidarse porque uno de cada tres argentinos sufre un ACV. Tuve mucha suerte de volver, y volver bien", expresó Laurencio.

El prestigioso diseñador dijo que todavía se está recuperando. "Voy a mi negocio dos veces a la semana y el resto de los días voy a kinesiología donde realiza ejercicios para las habilidades motores. "A mi me quedó la parte derecha inmovilizada, pero de a poco la voy ejercitando", reconoció Adot.

Laurencio Adot se culpó por lo sucedido porque descuidó la toma de las pastillas para la hipertensión. "Hay que estar atentos y mirar. Hoy, nos hacemos mala sangre por pavadas, uno de cada tres argentinos tiene un ACV, es una cifra muy alta".