Santiago del Estero, Argentina | Domingo 25 de Agosto del 2019
 
 

Semana Santa y segura: cuidados a la hora de salir a la ruta


Se acerca el fin de semana largo y muchas personas deciden trasladarse para vivir unos días fuera de la ciudad. Te recordamos qué componentes del auto tenés que revisar antes de salir a la ruta, la documentación necesaria para circular y algunos consejos para que tu experiencia sea lo más segura y placentera posible.

 

A continuación, les facilitamos las siguientes recomendaciones para viajar seguros y evitar siniestros.

Todos los integrantes del vehículo tienen que llevar puesto su cinturón de seguridad. Los niños deben viajar siempre en las plazas traseras y con las sillitas correspondientes según su edad.

Aunque parezca una obviedad, resulta imprescindible para la seguridad respetar las velocidades máximas indicadas en la vía.

Es muy importante parar a descansar cada 2 horas o 200 kilómetros recorridos (las paradas que deben ser de al menos 15 minutos) y conducir como máximo 8 horas.

No hay que perder la paciencia si la ruta se encuentra congestionada. Mantener la ubicación en el carril, no realizar sobrepasos y no utilizar la banquina como vía de tránsito. Por otra parte, se recomienda usar ropa holgada y cómoda.

Una vez en el camino, en caso de tener algún desperfecto, parar lo más lejano a la ruta posible (si es factible, en lugares destinados para detenerse) y colocar las balizas a 75 metros del vehículo en cada sentido de la ruta. Si es una autovía, colocar la primera a 75 metros del vehículo y la segunda baliza a 150 metros. En zonas montañosas y de bajas temperaturas, particularmente en las primeras horas de la mañana, se debe prestar especial atención a las sombras que se reflejan sobre el pavimento dado que suelen formarse capas de hielo o escarcha.

Chequeo mecánico previo

Fluidos: verificá el motor. Comprobá y sustituí, si es necesario, el nivel de los fluidos. Colocá líquido refrigerante al agua del radiador y completa el nivel del limpia-lavaparabrisas. También chequeá la cantidad de kilómetros del aceite del motor. Recordá que el líquido hidráulico, al igual que el de frenos, deben estar en el nivel máximo.

Filtros: seguí el plan de mantenimiento recomendado por el fabricante del vehículo. Tené en cuenta que cada vez que reemplaces el aceite del motor, también debés sustituir su filtro.

Neumáticos: son fundamentales en la movilidad y seguridad del vehículo y sus ocupantes, ya que son el punto de contacto con el suelo. Por esta razón, comprobá si el dibujo presenta la profundidad suficiente (1,6 mm es lo mínimo exigido por la Ley) para que tenga la adherencia necesaria en diferentes superficies. Además, no te olvides de revisar el estado de la rueda de auxilio.

Mecánica: chequeá el estado de la suspensión, sus anclajes, los amortiguadores, el sistema de frenos y las pastillas de freno. En cuanto a la iluminación, examiná el correcto funcionamiento de las luces altas, bajas, direccionales, de posición y la baliza.

Alineación y balanceo: importantísimo para una conducción segura, ya que evita vicios y desgastes prematuros.

Escobillas: deben estar en perfecto estado ya que son vitales para obtener una óptima visibilidad los días de lluvia.

Documentación para circular

· Licencia de conducir vigente al momento del control.

· Documento Nacional de Identidad o Cédula de Identidad.

· Cédula verde del auto.

· Cédula azul si conduce un vehículo que no es de su propiedad y la cédula verde se encuentra vencida.

· Seguro del vehículo.

· Última patente paga.

· Verificación Técnica Vehicular o revisión técnica si el vehículo está radicado en una jurisdicción que lo exija.

· Cédula amarilla en caso de vehículos equipados con GNC.