Santiago del Estero, Argentina | Sábado 23 de Enero del 2021
 
 

Monti: "Todavía hay gente confundida que no sabe si se vacuna"


El subsecretario de Salud de la provincia, Dr. Cesar Monti, dijo este miércoles que pese a la difusión masiva de información sobre la necesidad de crear una barrera contra el covid y la importancia de la vacuna que llegó al país, todavía en Santiago del Estero "hay gente confundida, que no sabe si se pone o no la vacuna".

 

En declaraciones realizadas en Añatuya, minutos después de participar del inicio de la campaña de vacunación con la primera dosis de la Sputnik V en el Hospital Zonal, el funcionario resaltó la importancia de haber puesto en marcha esta nueva etapa de la lucha contra la pandemia que causó cientos de muertos y miles de infectados en la provincia y el país.

Estimó que el 4 de enero llegaría una nueva remesa para continuar con la campaña y que hasta mediados de enero habrá un ingreso importante de dosis.

“Tener la vacuna en este mismo año de la pandemia ha generado distintas expectativas, algunas ciertas y otras no. Las que no son ciertas fueron utilizadas con fines políticos y hay gente confundida, no sabe si se pone o no la vacuna, si sirve o no y para qué”, dijo.

“Hoy tenemos cuatro o cinco vacunas. En el 2021 vamos a tener por lo menos veinte diferentes vacunas, lo cierto es que todas pasan el tiempo de aprobación de la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica). Cuando eso sucede no hay que hacer más críticas, porque son destructivas y no constructivas”, señaló.

Luego apuntó a los medios como parte responsables de la confusión social. “Cuando se transforman en medios de incomuniación y de desinformación pasan a cumplir una función meramente económica”, reprochó.

“La vacuna llegó antes del 2021, comenzó a aplicarse y fue emocionante la llegada de la vacuna y la primera vacunación. Y hoy es emocionante estar en el interior, en un lugar que conozco”. “Estoy muy emocionado por colocar las primeras dosis, y dar cumplimiento para iniciar este proceso para lograr que los dos tercios de la población estén vacunados. Vamos a tener vacuna y sí va a ser efectiva”, sentenció el subsecretario.

Dijo que el personal sanitario está en el primer lugar del orden de prioridades. “El segundo será el personal de seguridad y en el medio están los geriátricos y hospitales psiquiátricos. Luego vendrán las personas mayores de 60 años, los comórbidos de 18 a 59 años y finalmente el personal de educación”, detalló.

Con respecto a la segunda dosis, dijo que se aplicará después de los 21 días. “La vacunación lleva un tiempo, por eso vamos a tener que seguir con los cuidados que ya se conocen”, dijo.

Reiteró que es fundamental “no olvidarse que la sanitización de manos, la distancia social, el uso de barbijo han sido nuestra vacuna durante ocho meses. Este es un proceso que debe llegar a los dos tercios de la población de Santiago del Estero, entre los 620 y 650 mil habitantes, porque el resto seguramente ya se contaminó”.

Rebrote:

Consultado sobre la posibilidad de un rebrote, dijo: “Ya estamos teniendo un ascenso del número de casos que todos pueden ver. En todos los lugares donde hubo una relajación y la movilidad hubo aumento de casos, donde aumentó la media de la meseta de descenso que teníamos. Ayer (martes) nos tomó la sorpresa el registro, porque ya estamos por arriba de los 90, mientras teníamos una media de 40. Cuando esa media salta a los 50 casos no vamos a poder retroceder, y seguramente vamos a ir creciendo. Pero estamos por abajo de los 200, que es la cantidad que más o menos teníamos como promedio”.

“Eso no debe relajarnos. Nos tiene que preocupar. Este rebrote va a generar que cada 100 infectados habrá internados, muertos y gente que necesita del sistema de salud. Desgraciadamente esta enfermedad, que en la mayoría de las veces afecta la parte respiratoria, hace que el enfermo permanezca internado entre tres y cuatro semanas. Entonces el número de camas es finito, y si todos concurren al sistema de salud hacen que se desborde y nos genera un debate ético, entre quién se queda y quién se va”.