Santiago del Estero, Argentina | Martes 25 de Febrero del 2020
 
 

Desde Ojo de Agua se realizó el primer embarque de carne caprina a Sri Lanka


Desde la ciudad de Ojo de Agua, departamento Ojo de Agua, se realizó el primer embarque de exportación consistente en 24 toneladas de carne caprina desde la Cabritera Ojo de Agua S.R.L., con destino al país de Sri Lanka, Asia.

 

Este primer envío que resulta un hecho trascendental para la ciudad y la provincia, contó con la presencia del ministro de Producción, Recursos Naturales, Forestación y Tierras, Med. vet. Miguel Mandrile, director de Agricultura, Wilson Michelini, director de Industria, Martin Banegas, intendente de Ojo de Agua, Antonio Bitar y los propietarios de Cabritera Ojo de Agua S.RL Pablo Flores y Soledad Campos, entre otros invitados como intendentes y comisionados de zonas vecinas.

En primera instancia, la comitiva recorrió las instalaciones del frigorífico, observando en detalle todos los elementos y las maquinarias con las que cuenta. Luego presenciaron la carga de la carne caprina que tendrá como destino Sri Lanka, en el continente asiático.

Tras este momento, hubo un pequeño acto, donde Pablo Flores, uno de los propietarios, expresó unas palabras de bienvenida y agradeció al Gobierno de la Provincia, “en la persona del ministro Mandrile. Juntos vamos logrando cosas y queremos seguir colaborando con esta Provincia para que sigamos adelante, porque creemos en lo que hacemos” y destacó “gracias a todos, vamos a disfrutarlo y a continuar trabajando” finalizó.

En tanto, Antonio Bitar, intendente de Ojo de Agua expresó que es un orgullo enorme para la ciudad, y agregó, “esperemos que esto continúe y no tengo dudas de que va a ser el despegue definitivo que estamos necesitando en Ojo de Agua”.

Por último, el ministro Miguel Mandrile trasmitió el saludo “y las felicitaciones del Dr. Gerardo Zamora porque Santiago del Estero con esto sale hacia el mundo”. Luego agregó “desde la provincia estamos comprometidos en apoyarte de todas las maneras” le dijo a uno de los propietarios, Pablo Flores y finalizó con “es un orgullo para todos los santiagueños”.