Santiago del Estero, Argentina | Martes 21 de Agosto del 2018
 
 

River goleó a Bánfield, sigue en la cima, y espera afilado el Superclásico


Con buen fútbol, el Millo venció 4 a 1 a los de Matías Almeyda. Driussi, Funes Mori y Cavenaghi (2) anotaron para el equipo de Gallardo. Descontó Cuero para el Taladro

 River Plate goleó ayer 4 a 1 a Banfield en el Monumental por la décima fecha del campeonato de Primera División, sigue en lo más alto de la tabla de posiciones y espera expectante los tres duelos superclásicos por la competencia doméstica y los octavos de final de la Copa Libertadores.

Driussi, Funes Mori y Cavenaghi, en dos ocasiones, anotaron para el equipo Millonario. En tanto, Cuero anotó el transitorio 1/2 para la visita.

River fue muy superior a Banfield durante toda la primera mitad, teniendo las acciones más riesgosas en su favor. La primera acción de riesgo la tuvo la visita, cuando Cazares se fue mano a mano contra Barovero y cuando se disponía a definir Funes Mori desde atrás le arrebató el balón.

La ventaja para el Millonario llegó a los 20, cuando Cavenaghi bajó un pelotazo en la puerta del área y de espalda al arco habilitó a Driussi, quien de volea remató a gol. Banfield tuvo sus chances con Viatri, aunque, con un cabezazo y un derechazo, no logró batir la resistencia millonaria.

En la segunda mitad River manejó los tiempos y tuvo en Rojas y Driussi a sus dos mejores elementos. Banfield, en tanto, sufrió la pobre tarea de Ervitti, sumado a las intermitencias de Cazares.

El dueño de casa contó con varias ocasiones para ampliar la ventaja por intermedio de Martínez, Gutiérrez y Sánchez, aunque recién a los 27 encontró el segundo gol. Sánchez ejecutó un córner desde la izquierda, Driussi la peinó por el primer palo y apareció por el segundo Funes Mori, quien casi debajo del arco empujó para el 2 a 0.

La visita encontró el descuento a los 36, tras una escapada de Cuero por derecha, quien ingresó al área y remató ante la salida de Barovero.

A pesar del tanto en contra, River no dejó de llevar peligro y fue por esa insistencia que hacia el final del encuentro amplió la diferencia en dos ocasiones.

Primero a los 38, Rojas por izquierda, habilitó a Cavenaghi, quien se tomó su tiempo para definir y colocó el disparo junto al palo de Pellegrino, quien reemplazó al lesionado Bologna.

Luego, en tiempo de descuento, Solari sacó un centro bajo al área, donde Cavenaghi, con un taco espectacular, batió nuevamente la valla visitante.

En el festejo, el goleador de River llevó sus manos a las orejas (haciendo el gesto del Topo Gigio), para escuchar el rugido del Monumental de cara a los superclásicos que se aproximan.