Santiago del Estero, Argentina | Jueves 23 de Enero del 2020
 
 

Tragedia en el Dakar: falleció el motociclista portugués Paulo Gonçalves


La 7ª etapa del Dakar ha traído la triste noticia de la muerte del veterano piloto portugués Paulo Gonçalves, de 40 años, que había competido en este duro rally en 12 ocasiones, siendo ésta su 13º participación.

 

Gonçalves sufrió un accidente en el kilómetro 263 de la etapa que se disputaba entre Riad y Wadi Al Dawasir, el más largo de la edición de este año, con un total de 546 km.

El piloto estaba inconsciente y presentaba una parada cardiorrespiratoria cuando acudió a su rescate un helicóptero de la organización del Dakar.

Los médicos de la carrera le practicaron maniobras de reanimación en el mismo lugar del accidente sin éxito, por lo que el piloto luso fue trasladado al hospital de Layla, dentro de la región de Riad, donde se certificó su fallecimiento.

Uno de los corredores que se detuvo a ayudar al motociclista accidentado fue el australiano Toby Price (KTM), último ganador del Dakar y tercero en la clasificación general de la actual edición del rally.

Price se encontraba entre los pilotos que iban marcando los mejores tiempos del día en los primeros sectores de la etapa, pero optó por detenerse al encontrar a Gonçalves tendido en el camino.

El portugués participaba por primera vez con la marca india de motos Hero, tras haber competido antes con la japonesa Honda, con la que en 2015 quedó segundo del Dakar, el mejor resultado de su carrera.

Además de ese segundo lugar, el piloto portugués había finalizado el rally otras tres veces entre los diez primeros.

Es la primera muerte de un participante del Dakar en cinco años, pues el rally no registraba ninguna víctima mortal desde 2015, cuando el motociclista polaco Michal Hernik falleció por deshidratación.

El rally Dakar 2020 se disputa del 5 al 17 de enero con doce etapas y un recorrido de casi 8.000 kilómetros, de los que más de 5.000 son cronometrados, con salida en Yeda y final en Qiddiya, una gran ciudad de ocio que se construye a las afueras de la capital Riad.

La séptima etapa del rally tenía 546 kilómetros cronometrados y se anticipaba una ruta muy rápida entre valles de arena y dunas rumbo al “Cuarto Vacío”, una área de desierto de 650.000 kilómetros cuadrados prácticamente deshabitada.