"Me tomé el atrevimiento de bajar y hablar con los jugadores porque creí que ellos lo necesitaban y yo también. Tal vez incumplí una regla, porque no estaba permitido, lo reconozco y lo asumo, pero era lo que tenía que hacer", esbozó Marcelo Gallardo tras eliminar a Gremio (vigente campeón) en Porto Alegre.

El director técnico del conjunto millonario estaba suspendido por salir tarde al campo de juego; sin embargo, estuvo presente en el vestuario en el entretiempo y utilizó un handy para comunicarse con sus ayudantes pese a estar prohibido, lo quele valió una recibir una sanción más severa.

La Conmebol dictaminó que el Muñeco no podrá ingresar a la Bombonera y se perderá un total de cuatro partidos. Además deberá pagar una multa de 50 mil dólares, los cuales serán debitados automáticamente de los montos que River deba percibir por derechos de televisación o patrocinio.

El plantel, que estará concentrado en Cardales, viajará el día del partido rumbo al Monumental, donde almorzarán todos juntos para luego partir rumbo al estadio del Xeneize.

El DT, que según el Artículo 76 de Ejecución Ordinaria de Suspensiones "no podrá por ningún medio comunicarse con su equipo", deberá ver el encuentro frente al televisor y evitar cualquier tipo de contacto con sus dirigidos para evitar una pena mayor.